Larga vida a la vida

Comemos para vivir, pero podríamos comer para vivir aún más tiempo. Estos 10 cambios en la dieta pueden ayudarlo a agregar años a su vida. (Bono: todos son deliciosos, ¡así que no te importará hacer algunos cambios en tu rutina diaria!)

Vino tintoImbibe un poco de vino

¡Toma una bebida para tu salud! Se ha demostrado que el consumo moderado de vino tinto desacelera las disminuciones relacionadas con la edad en la función cardiovascular, de acuerdo con la Asociación Estadounidense del Corazón (American Heart Association, AHA). También mejora el nivel de colesterol y la respuesta inflamatoria, afirma la Clínica Mayo. Para las mujeres, el consumo moderado significa no más de un vaso por día; para hombres, no más de dos.

MeatlessGo sin carne en ocasiones

Un estudio de la Universidad de Loma Linda en California descubrió que las personas que comen muy poca carne viven más tiempo. Los vegetarianos no solo consumen menos grasas saturadas, sino que consumen más granos integrales, frutas y verduras, que están repletas de vitaminas, minerales y antioxidantes.

Dieta de OkinawaComer como lo hacen los habitantes de Okinawa

Las personas que viven en Okinawa, la parte más al sur de Japón, son conocidas por su longevidad extra larga y bajo riesgo de enfermedades relacionadas con la edad. La investigación sugiere que gran parte de su éxito a largo plazo se debe a un estilo de vida saludable, es decir, a su dieta. Los habitantes de Okinawa consumen menos calorías que la mayoría de las otras culturas, pero su dieta es muy nutritiva. En particular, consumen una gran cantidad de tofu rico en proteínas (que puede ayudar a prevenir el cáncer de mama y las enfermedades cardíacas) y batatas ricas en betacaroteno y vitamina C.

Sandía Rellena un poco de sandía

La sandía tiene un alto contenido de licopeno, un nutriente conocido por sus beneficios para combatir el cáncer y las enfermedades del corazón. Guárdelo a temperatura ambiente, porque la investigación del Journal of Agricultural and Food Chemistry muestra que las sandías producen más licopeno a temperatura ambiente que cuando están refrigeradas.

Buenas grasas Coma más (buena) grasa

Puede que no parezca el consejo más consciente de la salud, pero la variedad de grasa buena (es decir, monoinsaturada) puede ayudar a reducir el colesterol malo, aumentar el colesterol bueno y reducir el riesgo de aterosclerosis. Los alimentos con alto contenido de grasas monoinsaturadas incluyen nueces, aceitunas, aceites y aguacates.

Reduzca la velocidad Reduzca la velocidad en la mesa

Las personas que comen más despacio pueden detectar más fácilmente cuando están llenas que las personas que comen deprisa. ¿Qué significa esto para vivir más tiempo? Las personas que comen más lentamente también comen menos, y la investigación sugiere que las personas que comen dietas bajas en calorías viven más tiempo.

Frutas y verduras Vegetales y frutas, y con frecuencia

La vitamina C puede proteger las células del cuerpo de los radicales libres dañinos. Desafortunadamente, la vitamina C es soluble en agua y nuestros cuerpos no la almacenan. Para mantener sus niveles altos, necesita comer frutas y vegetales regularmente, varias veces al día.Tome una naranja con su desayuno, una deliciosa ensalada de espinacas para el almuerzo y brócoli al vapor con la cena.

FibraIncremento de la ingesta de fibra

Investigación de El American Journal of Clinical Nutrition encuentra que mientras más fibra ingiera, menor será su riesgo de enfermedad coronaria. La recomendación diaria es de 25 a 35 gramos, pero la mayoría de los estadounidenses come menos de la mitad de esa cantidad.

Arándanos rojos Arándanos rojos

El humilde arándano de América del Norte, más conocido como una forma natural de prevenir las infecciones del tracto urinario, también puede ayudarlo a vivir más tiempo. Los estudios en moscas de la fruta muestran que la pequeña baya puede aumentar la longevidad.

Pescado FishGo

Los omega-3 saludables para el corazón han demostrado reducir el colesterol malo, ayudar al cuerpo a combatir la inflamación y reducir el riesgo de cáncer y ataque cardíaco. ¿Cuál es la mejor fuente de estas grasas? Agua fría, pescado graso, como el salmón, el arenque o la trucha. Si no comes pescado, prueba semillas de lino molidas, espinacas o nueces.