Osteoartritis

¿Experimenta dolor o rigidez en los dedos? Tal dolor o rigidez podría representar síntomas de osteoartritis.

La osteoartritis es una enfermedad articular degenerativa. En ocasiones, la osteoartritis puede afectar sus manos. Cuando lo tienes en tus manos, puedes desarrollar los nodos de Heberden. Esta condición suele ser una de las señales más obvias de que una persona tiene osteoartritis en sus manos.

Nodos de Heberden Nodos de Heberden

Los ganglios de Heberden son hinchazones óseas que se forman en sus manos como resultado de la osteoartritis. Fueron nombrados después del médico William Heberden, Sr., un médico en el siglo XVIII. Él vino con una explicación para estas hinchazones.

Estos crecimientos óseos generalmente ocurren en las articulaciones de los dedos más cercanas a la yema del dedo, también llamadas articulaciones interfalángicas distales. Las hinchazones similares localizadas en las articulaciones inferiores, o las articulaciones interfalángicas proximales, se llaman nódulos de Bouchard.

CausasCómo se forman los ganglios de Heberden

La osteoartritis generalmente ocurre en la columna vertebral, las rodillas, las caderas o los dedos. Estas ubicaciones en particular tienen cartílago acolchonado en las articulaciones que protege la superficie de los huesos. La osteoartritis puede ocurrir debido al desgaste del cartílago en estas áreas que viene con el envejecimiento o como resultado de una lesión.

En el caso de los nódulos de Heberden, se producen hinchazones y una torcedura general en las articulaciones de los dedos a medida que el cartílago ablandador comienza a desintegrarse o desgastarse. El cartílago finalmente se vuelve áspero y no puede proteger sus huesos, que comienzan a frotarse uno contra el otro. Este proceso destruye el hueso existente y a menudo causa dolor significativo. A medida que el cartílago continúa descomponiéndose, el hueso nuevo crece junto con el hueso existente en forma de nudos.

Cuando aparecen los ganglios, es posible que sus dedos se hayan puesto rígidos y que el dolor disminuya. Los ganglios de Heberden aparecen después de un daño obvio y serio en las articulaciones, por lo que a menudo se los considera un marcador de osteoartritis avanzada.

Signos y síntomasSignos y síntomas de los nódulos de Heberden

Si tiene los nódulos de Heberden, puede verlos claramente examinando las articulaciones terminales de los dedos. Las diminutas excrecencias óseas pueden extenderse desde el nudillo más cercano a la uña. En muchos casos, sus dedos pueden torcerse o torcerse a medida que se forman los nódulos.

Los síntomas incluyen:

  • pérdida de movimiento
  • dolor
  • hinchazón
  • rigidez en la ubicación del ganglio

Algunos casos de ganglios de Heberden pueden ser asintomáticos o solo causar síntomas leves o pocos.

Si tiene los nodos de Heberden, puede tener dificultades para realizar algunas tareas que requieren agarre o pellizcos, como girar la llave en el encendido de su automóvil o destapar una botella de refresco.

Puede sentirse limitado en sus actividades diarias y puede ser difícil completar tareas para el trabajo o las tareas del hogar. Esto puede causarle problemas de salud mental, como depresión y ansiedad.

Factores de riesgo Factores de riesgo

La osteoartritis es el tipo más común de artritis. Afecta a más de 20 millones de personas en los Estados Unidos. Es más común entre los ancianos, pero a veces puede ocurrir en personas de 40 años o incluso más jóvenes.

Las mujeres se ven afectadas por los ganglios de Heberden y los nódulos de Bouchard con más frecuencia que los hombres. De hecho, las mujeres con osteoartritis tienen 10 veces más probabilidades de desarrollar estos nódulos que los hombres.

También es más probable que obtengas los nodos de Heberden si tienes un historial familiar de ellos. La obesidad es también un factor de riesgo. Si participas en deportes o tienes un trabajo físicamente exigente, tu riesgo aumenta también.

Otros factores de riesgo incluyen:

  • afecciones hereditarias, como articulaciones mal formadas
  • enfermedades que implican cambios anormales de cartílago, como artritis reumatoide y gota

Opciones de tratamiento

Actualmente no hay cura para la osteoartritis o sus afecciones asociadas . El tratamiento para los ganglios de Heberden puede variar.

El objetivo del tratamiento es:

  • aliviar el dolor
  • restaurar la función articular

Sus opciones de tratamiento dependerán de su historial médico y los medicamentos actuales.

Cambios en el estilo de vida

El ejercicio es uno de los tratamientos más efectivos para la osteoartritis. La actividad física puede reducir el dolor y mejorar la fuerza y ​​la flexibilidad. Estar activo también puede ayudar con los sentimientos de depresión que pueden acompañar a esta condición.

Su médico lo ayudará a determinar la cantidad y los tipos de ejercicio apropiados en los que debe participar para mantener la salud y controlar esta enfermedad.

Es posible que necesite terapia ocupacional o terapia física para ayudarlo a aprender nuevos métodos para realizar actividades diarias debido al movimiento limitado o la rigidez en sus dedos. Estos métodos alternativos están dirigidos a controlar el exceso de presión y el dolor.

Si tiene sobrepeso u obesidad, su médico también puede alentar un cambio en la dieta. Es posible que lo remitan a un dietista que puede ayudarlo a desarrollar patrones de alimentación más saludables que lo ayuden a perder peso. Esto aumentará tu habilidad para moverte.

Medicamentos

Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como la aspirina (Bufferin) o el ibuprofeno (Advil), pueden ayudar a tratar el dolor y la inflamación. Muchas personas toman AINE sin efectos secundarios. Sin embargo, los AINE pueden tener efectos secundarios graves, como insuficiencia cardíaca, daño renal y hemorragia intestinal. Los inhibidores de

COX-2 son otro tipo de NSAID. Tienen menos efectos secundarios pero son más costosos que la aspirina o el ibuprofeno.

Los geles o cremas de venta libre también pueden ayudar a eliminar la incomodidad. Además, su médico puede darle una inyección de corticosteroides. Esto puede proporcionar un alivio a largo plazo para el dolor articular.

Otros medicamentos pueden incluir antidepresivos para ayudar a aliviar la tristeza o los sentimientos de desesperanza asociados con la osteoartritis.

Cirugía

El tratamiento quirúrgico se usa generalmente como último recurso después de que las opciones de tratamiento convencionales han resultado infructuosas, y rara vez se realiza.

Los tratamientos quirúrgicos para tratar los nódulos de Heberden y la osteoartritis generalmente implican:

  • eliminación del exceso de crecimientos óseos
  • reconstrucción articular
  • fusión articular, que fusiona el hueso con la articulación y reduce el movimiento del dedo

Ver su médico, visitando a su médico

Antes de comenzar cualquier tratamiento, necesita ver a su médico para un examen completo. Su médico evaluará su historial médico y medicamentos y le realizará un examen físico.

Si es un adulto mayor, es probable que su médico trate de determinar si tiene otra afección con síntomas similares. Una combinación de historial clínico, examen físico, hallazgos de laboratorio y técnicas de imágenes puede ayudar a su médico a diagnosticar esta afección.

Después del diagnóstico, su médico le brindará información sobre la enfermedad e implementará un plan de tratamiento específico para usted.