Hay opiniones encontradas sobre los bocadillos.

Algunos creen que es saludable, mientras que otros creen que puede hacerte daño y hacerte subir de peso.

Aquí hay una vista detallada de los bocadillos y cómo afecta su salud.

¿Qué es el Snacking y por qué las personas aman?

Comer bocadillos es cuando consumes alimentos o bebidas entre tus comidas regulares.

El término "refrigerios" se usa a menudo para referirse a alimentos procesados ​​con alto contenido calórico, como papas fritas y galletas.

Sin embargo, "comer bocadillos" significa simplemente comer o beber algo entre comidas, independientemente de si la comida está sana o no (1).

El hambre es la principal motivación detrás de los bocadillos, pero factores como la ubicación, el entorno social, la hora del día y la disponibilidad de alimentos también contribuyen.

De hecho, las personas a menudo comen cuando hay comida apetitosa alrededor, incluso si no tienen hambre.

En un estudio, cuando a las personas con sobrepeso y obesas se les preguntó por qué eligieron las meriendas poco saludables, la respuesta más común fue la tentación, seguido por el hambre y la baja energía (2).

Además, tanto el deseo de comer bocadillos como los efectos de los bocadillos en la salud parecen ser muy individualizados. Los factores que influyen en los bocadillos incluyen la edad y las creencias sobre si los bocadillos son saludables o no (3).

Conclusión: Snacking se refiere a comer o beber fuera de las comidas regulares. Las razones para comer bocadillos incluyen hambre, disponibilidad de alimentos y señales ambientales y sociales.

¿Los refrigerios aumentan tu metabolismo?

Aunque se ha sugerido que comer cada pocas horas aumentará su metabolismo, la evidencia no lo respalda.

Los estudios han encontrado que la frecuencia de las comidas no tiene un efecto significativo en la cantidad de calorías que quema (4).

En un estudio, los investigadores compararon las respuestas de las personas que consumieron la misma cantidad de calorías en dos o siete comidas por día. No encontraron diferencias en las calorías quemadas (5).

En otro estudio, las personas obesas que siguieron una dieta muy baja en calorías durante tres semanas mostraron una disminución similar en la tasa metabólica, independientemente de si comían 800 calorías como una o cinco comidas por día (6).

Curiosamente, un estudio informó que un refrigerio a la hora de acostarse puede llevar a una tasa metabólica más alta a la mañana siguiente.

En este estudio, cuando los hombres jóvenes activos consumieron un bocadillo con alto contenido de proteínas o alto contenido de carbohidratos antes de acostarse, experimentaron un aumento significativo en la tasa metabólica a la mañana siguiente (7).

Sin embargo, este aumento en el metabolismo sería esperado, dado que los refrigerios proporcionaron calorías adicionales que se quemaron durante la noche. Los investigadores no compararon el efecto de incluir estos alimentos en las comidas.

Conclusión: A menudo se cree que comer bocadillos cada pocas horas aumenta el metabolismo.Sin embargo, los estudios han demostrado que la frecuencia de comer tiene poco o ningún efecto sobre el metabolismo.

Cómo los bocadillos afectan el apetito y el peso

Los estudios sobre los efectos de los bocadillos sobre el apetito y el peso han arrojado resultados mixtos.

Efectos de Snacking en el apetito

No está aceptado universalmente cómo los refrigerios afectan el apetito y la ingesta de alimentos.

Una revisión informó que aunque los refrigerios pueden satisfacer brevemente el hambre y promover sensaciones de plenitud, sus calorías no se compensan en la próxima comida.

Esto resulta en una mayor ingesta de calorías para el día (8).

Por ejemplo, en un estudio, los hombres con sobrepeso que comieron un refrigerio de 200 calorías dos horas después del desayuno terminaron comiendo solo 100 calorías menos en el almuerzo (9).

Esto significa que la ingesta total de calorías aumentó en aproximadamente 100 calorías.

En otro estudio controlado, los hombres delgados tomaron tres refrigerios altos en proteínas, altos en grasa o altos en carbohidratos durante seis días (10).

Sus niveles de hambre y la ingesta total de calorías no cambiaron en comparación con los días en que no comieron aperitivos, lo que indica que los refrigerios tenían un efecto neutro (10).

Sin embargo, los estudios también han demostrado que los bocadillos pueden ayudar a reducir el hambre (11, 12, 13).

En un estudio, cuando los hombres comían un refrigerio rico en proteínas y alto contenido de fibra, tenían niveles más bajos de la hormona del hambre ghrelin y niveles más altos de la hormona GLP-1. También consumieron un promedio de 425 calorías menos por día (12).

Otro estudio en 44 mujeres con sobrepeso u obesas descubrió que un refrigerio a la hora de acostarse con alto contenido de proteínas o carbohidratos causaba una disminución del apetito y una mayor sensación de saciedad a la mañana siguiente. Sin embargo, los niveles de insulina también fueron más altos (13).

En base a estos resultados variados, parece que el efecto de los bocadillos sobre el apetito puede depender del individuo y del tipo de bocadillo consumido.

Efectos de Snacking sobre el Peso

La mayoría de las investigaciones han demostrado que comer bocadillos entre comidas no afecta el peso (14, 15).

Sin embargo, algunos estudios sugieren que los bocadillos pueden ayudarlo a perder peso (16, 17).

Por ejemplo, un estudio no controlado en 17 personas con diabetes informó que el consumo de refrigerios con alto contenido de proteínas y carbohidratos de digestión lenta resultó en una pérdida de peso promedio de 2 libras (1 kg) en cuatro semanas (17).

Por otro lado, algunos estudios en personas delgadas y obesas han descubierto que comer bocadillos puede conducir a una pérdida de peso más lenta o incluso a un aumento de peso (18, 19).

En un estudio, 36 hombres delgados aumentaron su consumo de calorías en un 40% al consumir el exceso de calorías como bocadillos entre comidas. Experimentaron un aumento significativo en la grasa del hígado y la grasa del vientre (19).

Curiosamente, otro estudio controlado sugiere que el momento de los bocadillos puede ser lo que hace la diferencia cuando se trata de cambios de peso.

Este estudio en 11 mujeres delgadas encontró que consumir un bocadillo de 190 calorías a las 11: 00 p. metro. redujo la cantidad de grasa que quemaron significativamente más que consumir la misma merienda a las 10: 00 a. metro. (20)

Los resultados mixtos sugieren que las respuestas de peso a los bocadillos probablemente varían según el individuo.

Conclusión: Los resultados combinados de varios estudios sugieren que las respuestas de peso y apetito a los bocadillos varían según el individuo.

Los efectos del refrigerio en el azúcar en la sangre

Aunque muchas personas creen que es necesario comer con frecuencia para mantener los niveles estables de azúcar en la sangre durante todo el día, este no es siempre el caso.

De hecho, un estudio de 2014 en personas con diabetes tipo 2 encontró que comer solo dos comidas grandes por día resultó en niveles más bajos de azúcar en sangre en ayunas, mejor sensibilidad a la insulina y mayor pérdida de peso que comer seis veces al día (21).

Otros estudios no informaron diferencias en los niveles de azúcar en la sangre cuando se consumió la misma cantidad de alimentos como comidas o comidas más refrigerios (16, 17).

Por supuesto, el tipo de refrigerio y la cantidad consumida son los principales factores que afectan los niveles de azúcar en la sangre.

Los tentempiés bajos en carbohidratos y con alto contenido de fibra han demostrado consistentemente tener un efecto más favorable sobre el azúcar en la sangre y los niveles de insulina que los refrigerios con alto contenido de carbohidratos en personas con y sin diabetes (12, 22, 23, 24).

Además, los refrigerios con un alto contenido de proteína pueden mejorar el control del azúcar en la sangre (25, 26).

En un estudio de 20 hombres sanos, consumir un refrigerio lácteo con alto contenido de proteínas y bajo contenido de carbohidratos condujo a niveles más bajos de azúcar en la sangre antes de la próxima comida, en comparación con refrigerios lácteos con alto contenido de carbohidratos o jugo de naranja (26).

Conclusión: No es necesario picar para mantener niveles saludables de azúcar en la sangre. Comer bocadillos con alto contenido de proteínas o alto contenido de fibra aumenta los niveles de azúcar en la sangre menos que consumir refrigerios ricos en carbohidratos.

Los refrigerios pueden prevenir el hambre voraz

Los refrigerios pueden no ser buenos para todos.

Sin embargo, definitivamente puede ayudar a algunas personas a evitar pasar hambre voraz.

Cuando pasa demasiado tiempo sin comer, puede estar tan hambriento que termina comiendo muchas más calorías de las que necesita.

Los refrigerios pueden ayudar a mantener sus niveles de hambre equilibrados, especialmente en los días en que las comidas están más separadas.

Sin embargo, es importante tomar decisiones saludables de bocadillos.

Conclusión: Comer un refrigerio es mejor que permitirse tener hambre voraz. Esto puede llevar a una mala elección de alimentos y consumir más calorías de las que necesita.

Consejos para refrigerios saludables

Para aprovechar al máximo sus refrigerios, siga estas pautas:

  • Cantidad para comer: En general, es mejor comer refrigerios que contienen aproximadamente 200 calorías y en al menos 10 gramos de proteína para ayudarlo a mantenerse lleno hasta su próxima comida.
  • Frecuencia: La cantidad de bocadillos que necesita variará de acuerdo con su nivel de actividad y cuán grandes son sus comidas. Si eres muy activo, puedes preferir 2-3 tentempiés por día, mientras que una persona más sedentaria puede hacerlo mejor con un refrigerio o sin tentempiés.
  • Portabilidad: Mantenga refrigerios portátiles con usted cuando salga a hacer recados o viaje en caso de huelga de hambre.
  • Bocadillos para evitar: Los tentempiés procesados ​​con alto contenido de azúcar pueden darle una breve sacudida de energía, pero probablemente se sienta más hambriento una o dos horas más tarde.
Conclusión: Al comer bocadillos, asegúrese de comer los tipos y las cantidades adecuadas de alimentos para reducir el hambre y evitar comer en exceso más adelante.

Bocadillos saludables para comer

Aunque hay muchos bocadillos y barras envasados ​​en el mercado, es mejor elegir alimentos realmente nutritivos.

Es una buena idea incluir una fuente de proteína en su bocadillo.

Por ejemplo, tanto el requesón como los huevos duros han demostrado que te ayudan a mantenerte lleno durante horas (27).

Además, los refrigerios ricos en fibra como las almendras y los cacahuetes pueden reducir su apetito y la cantidad de alimentos que consume en la próxima comida (28, 29).

Aquí hay algunas otras ideas de refrigerios saludables:

  • Queso de cadena
  • Rebanadas de vegetales frescos
  • Semillas de girasol
  • Requesón con fruta

Además, consulte esta lista de 29 refrigerios saludables.

Conclusión: Elegir refrigerios saludables con alto contenido de proteínas y fibra ayuda a reducir el hambre y lo mantiene lleno durante varias horas.

Entonces, ¿los refrigerios son buenos o malos?

Los refrigerios pueden ser buenos en algunos casos, como para prevenir el hambre en las personas que tienden a comer en exceso cuando pasan demasiado tiempo sin comer.

Sin embargo, otros pueden hacerlo mejor comiendo tres o menos comidas por día.

Al final, es realmente una elección personal. Si vas a comer algo, asegúrate de elegir alimentos saludables que te mantengan lleno y satisfecho.