Causas de debilidad muscular en la esclerosis múltiple

La razón por la que puede caminar, vestirse y sacar un vaso de la repisa de la cocina es debido a la conexión entre su cerebro y músculos. Su cerebro controla la acción, enviando señales eléctricas desde su cerebro a sus músculos a través de una red de nervios. Esas señales le dicen a tus músculos que se muevan.

Cuando tienes esclerosis múltiple (EM), tu sistema inmune ataca tus nervios. Destruye la mielina, una sustancia aislante que rodea y protege las fibras nerviosas. A medida que se daña la mielina, se puede formar tejido cicatricial en los nervios. Esto puede evitar que las señales nerviosas viajen correctamente desde su cerebro a ciertas partes de su cuerpo.

El daño a los nervios puede dejar los músculos rígidos o débiles, lo que reduce su capacidad para moverse y realizar actividades cotidianas. La debilidad a menudo ocurre solo en un lado de su cuerpo o solo en sus piernas o tronco. La debilidad, al igual que otros síntomas de la EM, puede aparecer y desaparecer a medida que experimenta brotes y remisiones durante el curso de la enfermedad.

Tipos Tipos de debilidad muscular

Cuando las fibras nerviosas se dañan, su cerebro no puede enviar efectivamente a sus músculos las señales que necesitan para flexionarse o contraerse. Como resultado, no podrá usar adecuadamente estos músculos.

Además, tus músculos se debilitan cuando no los usas. Incluso los músculos que no están directamente afectados por la EM pueden debilitarse si los síntomas como la fatiga y el dolor le impiden moverse y ejercitarse. Con el tiempo, tus músculos pueden debilitarse y debilitarse.

Algunas personas con EM encuentran que sus músculos se cansan más fácilmente de lo normal. Por ejemplo, alguien con EM puede encontrar que sus piernas pueden comenzar a sentirse inestables o pueden tener problemas para moverlas después de períodos de ejercicio, como caminar.

A veces la EM afecta los músculos del pie, dificultando caminar en un patrón normal de talón-dedo. Como resultado, su pie puede arrastrarse al suelo cuando camina. Esto se llama drop foot o foot drop.

CopingCómo tratar la debilidad muscular

Los principales tratamientos para la EM se enfocarán en desacelerar la progresión de la enfermedad, prevenir ataques que dañen los nervios y aliviar sus síntomas. Los medicamentos que logran estos objetivos pueden ser los pilares de su terapia de EM. Estos pueden incluir:

  • fármacos esteroideos
  • terapia con interferón beta
  • intercambio de plasma
  • acetato de glatiramer (Copaxone)
  • relajantes musculares

El ejercicio es otro componente importante de su tratamiento. Una combinación de ejercicios cardiovasculares y de entrenamiento de fuerza puede combatir la debilidad muscular y darle más energía. Si sus músculos se han debilitado por falta de uso, los ejercicios de resistencia con pesas pueden fortalecerlos.

Un fisioterapeuta puede ayudarlo a desarrollar un programa de ejercicios que se adapte a su nivel de capacidad y se adapte a las limitaciones que pueda tener.El terapeuta también puede mostrarle cómo hacer los ejercicios correctamente para que no se lastime o se canse demasiado.

Cuando su debilidad es causada por daño a las fibras nerviosas, la estrategia de tratamiento es un poco diferente. El objetivo será utilizar los músculos afectados tanto como sea posible al mantenerse más activo. A continuación, aprenderá ejercicios de entrenamiento con pesas para fortalecer los músculos alrededor de los que se han dañado.

En este caso, el terapeuta le enseñará formas de minimizar los efectos de la debilidad muscular. Aprenderá cómo usar dispositivos de asistencia, como bastón, andador o aparatos ortopédicos, si los necesita. Para la caída del pie, el terapeuta puede recetar una férula para el tobillo (ortesis) para evitar que el pie se arrastre mientras camina. También puede necesitar terapia ocupacional para aprender nuevas estrategias para moverse en su hogar y en el trabajo.

Además, los siguientes pasos pueden ayudar a aliviar los síntomas de la EM:

  • mantener una rutina adecuada de sueño y descanso
  • reducir el estrés
  • mantener la temperatura corporal fresca
  • comer una dieta sana y equilibrada

Su médico Trabajar con su médico

Los síntomas de la EM no son uniformes para todos. Todos experimentan la enfermedad de manera diferente. Es por eso que es importante abordar su debilidad muscular con su médico y fisioterapeuta y encontrar soluciones en conjunto.

Es posible que deba probar diferentes tratamientos hasta que encuentre uno que alivia su debilidad muscular y otros síntomas. Esos tratamientos pueden incluir una combinación de medicamentos, fisioterapia y dispositivos de asistencia. Si un tipo de terapia no es efectiva, consulte a su médico si tiene alguna inquietud. Durante un período de prueba y error, es posible que pueda encontrar otra terapia que funcione mejor para usted.

MS es una enfermedad desafiante. Sin apoyo, puede comenzar a sentirse aislado. Para evitar esto, manténgase conectado con amigos y familiares, únase a un grupo de apoyo y participe en actividades y pasatiempos agradables.