Cuando el clima es malo o el conteo de polen es alto, es posible que desee realizar su ejercicio aeróbico en el interior. La cinta de correr y el entrenador elíptico son dos de las máquinas de cardio más populares, pero elegir cuál es mejor para ti puede ser complicado. Esto es especialmente cierto si tiene rodillas artríticas.

Tanto la cinta de andar como el entrenador elíptico simulan un movimiento natural de caminar o correr. En una cinta de correr, corres o caminas en su lugar mientras un cinturón se mueve debajo de ti. En un entrenador elíptico, coloque cada pie en una plataforma que se mueva en un movimiento de forma ovalada. Hay ventajas y desventajas para ambas máquinas. La mejor forma de elegir es probando cada máquina y viendo cómo responde su cuerpo.

Beneficios del ejercicio para OA

La osteoartritis (OA) afecta aproximadamente a 27 millones de estadounidenses. Existe una fuerte evidencia que indica que el ejercicio moderado, como caminar o entrenar elípticamente, proporciona numerosos beneficios para la OA sin empeorar los síntomas o causar la progresión de la enfermedad. Según un informe de la Oficina de Prevención de Enfermedades y Promoción de la Salud de EE. UU., Los adultos con OA pueden esperar mejoras significativas en el dolor, función física, calidad de vida y salud mental al realizar actividad física de bajo impacto durante aproximadamente 150 minutos por semana.

Un estudio reciente descubrió que las personas que realizaban ejercicio ligero más de tres días a la semana durante menos de dos horas por día tenían un cartílago de la rodilla mucho más saludable que aquellos que no ejercitaban en absoluto. Un entrenamiento de cardio de bajo impacto puede ayudar a las rodillas con artritis de las siguientes maneras:

  • Aumenta el flujo sanguíneo al cartílago y proporciona nutrientes que mantienen el cartílago sano.
  • Fortalece los músculos alrededor de la rodilla, lo que reduce la presión sobre la articulación y disminuye el desgaste del cartílago.
  • Promover la pérdida de peso, lo que reduce el estrés en las rodillas.

Cintas de correr: pros y contras

Si está trotando o corriendo, una cinta de correr puede poner más tensión en sus rodillas en comparación con un entrenador elíptico. Pero caminar sobre una cinta de correr ejerce casi la misma fuerza en las rodillas que con una máquina elíptica. Las cintas de correr tienden a ser más fáciles de usar y fáciles de usar para los principiantes. También pueden ser mejores para construir densidad ósea.

Pueden surgir problemas cuando esté listo para aumentar la intensidad de su entrenamiento. Cuando aumenta la velocidad de la cinta rodante, corre el riesgo de ejercer más presión sobre las rodillas, lo que puede causar un aumento del dolor y la irritación en la articulación de la rodilla.

Consejos de seguridad

Si nunca antes ha utilizado una cinta de correr, solicite una demostración o asistencia a un especialista en ejercicios o a un entrenador.Antes de pisar la máquina, asegúrese de saber dónde está el interruptor de encendido / apagado, cómo trabajar con los controles y cómo usar la llave o el clip de apagado de emergencia. Nunca se suba o baje del cinturón mientras se mueve, y use zapatos apropiados para el ejercicio aeróbico. Si la cinta tiene una función de inclinación, considere elevar ligeramente la pendiente. La investigación sugiere que un grado de inclinación del 3 por ciento puede reducir el choque en las piernas y las rodillas en un 24 por ciento. Sin embargo, más del 3 por ciento de pendiente puede tener el efecto inverso e incrementar el estrés en las articulaciones.

Entrenadores elípticos: pros y contras

Usar una máquina elíptica es como combinar escalones con esquí de fondo. En lugar de utilizar un movimiento natural de caminar con el talón del pie golpeando repetidamente el cinturón de la cinta de correr, cada pie descansa sobre una plataforma y se mueve en un movimiento ovalado o elíptico. Este movimiento de impacto cero le permite aumentar la intensidad de su entrenamiento sin aumentar la tensión en sus articulaciones. Algunas máquinas elípticas están equipadas con mangos que se mueven junto con la parte inferior del cuerpo. Esto funciona los brazos, el pecho y los hombros y hace que el cuerpo queme más calorías. La mayoría de las máquinas elípticas también le permiten pedalear en reversa, lo que fortalece los diferentes grupos musculares en la parte inferior de las piernas.

Para los principiantes, los entrenadores elípticos tienden a tener una curva de aprendizaje más pronunciada y pueden ser difíciles de usar. Tampoco ofrecen los mismos beneficios para fortalecer los huesos de las cintas de correr.

Consejos de seguridad

Debido a que el entrenador elíptico puede ser más difícil de usar que una cinta de correr, es incluso más importante obtener una demostración y aprender los controles antes de pisar uno. Si es nuevo en los entrenadores elípticos, es posible que desee evitar los mangos del brazo móvil al principio. La mayoría de las máquinas tienen un conjunto de mangos fijos que son más fáciles de usar. Y si tiene opción, opte por máquinas con plataformas de pie más anchas. Estas máquinas le permitirán ajustar su postura para un mejor equilibrio y ejercer menos presión sobre sus articulaciones.

El veredicto

Cuando se usa correctamente, tanto la caminadora como el entrenador elíptico pueden ser opciones de entrenamiento seguras y efectivas para aquellos con OA de la rodilla. Dependiendo de sus necesidades específicas y nivel de habilidad, uno puede satisfacerle mejor que el otro. Si es nuevo en las máquinas de ejercicios o tiene un mayor riesgo de OA, la cinta de correr puede ser una forma fácil de usar para hacer ejercicio y promover la salud de los huesos.

A medida que progresas en tu programa de entrenamiento y comienzas a aumentar la intensidad de tu ejercicio, el entrenador elíptico puede permitirte hacerlo sin aumentar la tensión sobre tus rodillas.

Lo más importante, escucha a tu cuerpo. Si experimenta dolor de rodilla o malestar en una máquina, simplemente intente con la otra. Si ambas opciones lo incomodan, pruebe otras opciones de ejercicio de bajo impacto, como una bicicleta estacionaria o aeróbicos en el agua.

Manejar una bicicleta reclinada es otra opción que puede fortalecer los cuádriceps y los músculos isquiotibiales, que son extremadamente importantes cuando se pasa de la posición sentada a la de pie.

Independientemente del equipo de ejercicio que esté utilizando, siempre consulte con su médico antes de comenzar una nueva rutina de ejercicios. Si su artritis es grave, una cinta de correr puede ser muy difícil, dolorosa o incluso peligrosa de usar.

Recuerde, lo peor que puede hacer por sus rodillas artríticas es dejar de hacer ejercicio por completo. Antes de rendirse, hable con su médico sobre las formas de adaptar su plan de ejercicios para que trabaje para usted.